Opiniones personales

En este post voy a hablar de mis pensamientos acerca de cómo ha cambiado el tema de los productos sin gluten desde que me diagnosticaron.

Por aquel 1993 se vendían cuatro cosas y no todas estaban buenas. Me acuerdo incluso de haberme partido un diente con una de las primeras palmeras de chocolate que salieron. Las cuatro cosas que se vendían las tenían en los herbolarios y eso es algo que me ha llamado siempre mucho la atención. No se si el hecho de que llevemos una alimentación especial implica que nuestra comida tenga que venderse en herbolarios. Lo primero es que no quiero adelgazar ni quiero solucionar problemas de mi salud sustituyendo medicamentos por otros productos más naturales (que es para lo que creo yo que están los herbolarios).

No quiero caer en lo desagradecido, y de entrada quiero mandar todo mi afecto a aquel herbolario que solucionó aquellos problemas de adaptación que pude tener al principio de mis tiempos como celíaca.

Ya no sólo es que me choque que lo vendan en herbolarios, es que con el tiempo mi percepción de la enfermedad celíaca ha ido tomando derroteros muy distintos a cómo la concebía en aquel momento. Me pongo a pensar y una de las primeras palabras que se me vienen a la cabeza es INTEGRACIÓN. 

Creo que ya debería de existir un proceso en el que pensemos que nuestra enfermedad, para bien o para mal, se combate no comiendo gluten y esa es nuestra medicina. No es cuestión de una dieta de adelgazamiento, o una dieta vegana o vegetariana, lo considero un modo de vida obligatorio para no caer enfermos ante la ingesta de ese demonio para nosotros que es el gluten.

De ver nuestros productos en los supermercados prefiero verlos entre los de los demás, mientras estén envasados y no haya peligros de contaminación, de esa manera, ni existe una marginalidad a nivel físico (ya que la distinción sería como la de la pasta normal con respecto a la pasta al huevo que ya tienen envases distintos) y lo segundo que es fundamental, haría que se nos conociera un poco mejor cada día, ya que muchas veces parecemos niños inapetentes en vez de enfermos (que es lo que en realidad somos).

Como conclusión de esto y ante la cantidad de tiempo que llevo batiéndome en duelo con esta enfermedad, podría decir que tiendas especializadas en productos dietéticos, sí, cuando dietético se refiere a un modo particular o especial de comer, pero no cuando se toma la palabra dieta como algo que adelgaza o que es más sano, porque esto ha llevado a mucha gente a equívocos que no están nada bien (de ésto ya hablaremos en otro post).

Por otro lado están los restaurantes, me encanta sentirme muy atendida cuando voy a algún restaurante y puedo asegurar que he visto amabilidades que no esperaría sin ser celíaca, amabilidades y formas de atenderme, a lo mejor incluso un poco exageradas y que en el 80% de las ocasiones no son necesarias que han conseguido que todas las mesas de mi entorno me miren como si fuera un bicho raro, incluso muchas veces con envidia.

Espero que todo esto se vaya normalizando con el tiempo y que la integración sea cada vez más grande. Ya que el celíaco no come gluten porque no le queda otra, como lo coma enferma y eso cada vez tiene que ir haciendo más mella en la sociedad.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Opiniones personales

  1. Queda mucho por hacer, pero la gente que lo sois de hace muchos años habéis visto más el cambio.

    A veces me da cosa quejarme siempre pero es que personalmente creo que hay que hacerse sino muchas cosas no cambiarán nunca. Pero ya te digo supongo que antes era mucho más duro.

    Muy buen post lo comparto!

    Me gusta

    • No hay que dejar de quejarse porque lo que esto necesita es mucha difusión. Por mucho que resultemos pesados hay que quejarse y demostrar nuestra desaprobación. Ojalá no nos hubiera tocado esto, pero como nos ha tocado nos toca luchar, por nosotros y por las generaciones venideras. Ahora mismo todo el mundo tiene un celíaco en su entorno y eso nos va a ayudar porque ya no somos tan desconocidos. Personalmente pienso que la clave es dejarnos ver. Si tenemos que ser pesadísimos… ¡ADELANTE!. Yo llevo con esto mucho tiempo y lo que veo es un mundo distinto a cómo era en aquellos momentos, pero queda muchísimo por hacer. La cosa cambiará cuando nos vean lo primero, como a enfermos que no comemos ciertas cosas porque de verdad nos podemos poner muy malos y como gente, gente común y corriente que tiene una particularidad que es la de comer sin gluten como puede haber tantas en este mundo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s