Y por la letra e….

Un momento difícil en la vida de un celíaco es salir de casa y pensar en un restaurante en el que podamos comer. Sales, te das una vuelta estupenda o ves una peli increíble en el cine y llega el momento de comer por ahí. Ahora porque cada vez hay más sitios, pero esto antes era un armarse de valor e ir comentando sitio por sitio lo que te pasaba hasta que alguien te daba la suficiente confianza porque al menos había oído hablar sobre lo que nos pasa. Aún así y como sabes que en el restaurante, salvo raras excepciones no van a tener nada de pan, ni ningún tipo de pasta, tiras por aquellas cosas que cuanto más en crudito y más a la plancha mejor. El gran clásico ha sido las ensaladas porque parece que son las que nos han dado más tranquilidad y más cuando las aliñan con aceite y vinagre, por supuesto, siempre hay que pedir encarecidamente que laven la sartén antes de preparar lo tuyo y miras ilusionado que no hay mucha gente,  lo que implica que el trato va a ser más personalizado y no se van a volver locos porque el que llega detrás tuyo se puede pedir un filete empanado. Luego te da por pensar en que esperas que el camarero se haya lavado las manos cuando haya empezado a preparar tu ensalada, pero como ha demostrado que más o menos sabe lo que te pasa se confía. Se ha hablado mucha veces de que estamos ante la enfermedad de la confianza y esperas tenerla, porque como no la tengas, secuela fijo.

Lo más divertido y lo más engorroso es que cuando el celíaco pide algo se está una media de  media hora diciendo al camarero ingredientes que no puede incluir en lo que te va a preparar. Una cosa con la que tiene que tener mucho cuidado un celíaco es con las  salsas que puedan poner a la ensalada  porque puede  que no podamos comerlas, pero el auténtico terror viene CON LOS PICATOSTES y a esto es a lo que dedicamos la palabra de hoy.

Con la E tenemos

images (1)                          mini005

ENSALADA BRUTUS (O BRUTO).

Básicamente es la ensalada césar cuando empezamos a discriminar ingredientes porque pueden contener gluten. Ese momento en el que se llega al bar y se empieza a decir: Me quitas la salsa porque no se si puedo comerla, me quitas los picatostes y de paso le quitas la gracia que pueda tener la ensalada, pero aún así, fijaos como somos, que nos hace ilusión pedirla y comérnosla.

Tal denominación procede de largas charlas en twitter y pensar en que qué mejor manera que homenajear a la ensalada césar traicionándola quitándole ingredientes (o la vida) como hizo Bruto con su padre.

Espero que os haya gustado esta denominación. 🙂

Me alegra que me hayáis leído una vez más.

ensaladacesar

Anuncios
Estándar

One thought on “Y por la letra e….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s