Guarrancanadas celíacas.

Hoy es de estos días que saldría corriendo y mataría a alguien si no tuviera algún Pepito grillo que otro que me retuviera en la silla escribiendo esto en lugar de coger un cuchillo jamonero y organizar una masacre. Lo siento, esta vez empiezo la entrada al blog de una manera muy brusca, pero es que no puedo con ciertas cosas. Entiendo que haya gente que lo pueda ver más criticable que otra y puede que me sobreexceda en mi enfado, pero si hay una cosa que me saca de mis casillas del mundo sin gluten son aquellas cosas que no deberían de llevar gluten y lo adquieren en cuanto lo toca el hombre y se mete mano en el proceso de fabricación.

No he hablado nunca de ello y es un tema importante, pero como también es muy recurrente no me quiero parar mucho aquí. En cuanto uno se hace socio de una asociación de celíacos te mandan un libro y una serie de indicaciones que se tienen que llevar a rajatabla. Una de ellas es una lista de alimentos en los que te hablan de alimentos genéricos, alimentos prohibidos o alimentos en los que, en teoría, no tendría que haber ningún problema pero se da contaminación cruzada, o bien se sustituye un cereal por otro que resulte más barato en el proceso de fabricación y no podemos comerlo por eso. Esto no es algo que nos extrañe a los que llevamos tiempo con la celiaquía a cuestas, pero pensar en alguien que no está familiarizado con ello debe dar vértigo y espasmos.

Reconozco que un punto débil que tengo es que pienso en aquellas marcas que hacen que productos que en teoría no debieran de llevar gluten lo lleven por abaratar costes de producción y es que me enervo. No es la primera vez que hablo de ello en este blog, pero es que a mi parecer clama al cielo. Os hablo de casos como el de chocolate, el té, el jamón en dulce, productos que en teoría no llevan nada, nada de gluten van y lo llevan porque si en el proceso de fabricación de chocolate (es un ejemplo) me ahorro costes y en vez de echar tanto porcentaje de cacao lo harino, pues me sale mucho más barato. Os podría contar algo parecido de las infusiones, en sí, las infusiones son un alimento de los que se consideran genéricos, pues a la hora de poner aromas, hay marcas que utilizan aromatizantes que llevan gluten cuando los hay naturales.

No se si es que a las marcas les cuesta mucho asumir que echar este tipo de cosas no es necesario, es más, hace que el producto sea mucho más saludable (y esto es un arma de doble filo, porque eso de que de repente la marca asegure que su producto no contiene gluten y es en teoría más sano les puede dar la excusa de venderlo más caro). Entendería, como es el caso de muchos productos, que se echen conservantes, colorantes, excipientes, edulcorantes, saborizantes, aglutinantes que sirven para que los productos aguanten más, para que tengan mejor olor, para que tengan mejor sabor, que su aspecto sea más bonito, pero también entiendo que todos estos añadidos siempre tienen una alternativa más sana que es la que se les debería de obligar a utilizar ya que sería mejor para todos y aquí incluyo a celíacos y a no celíacos ya que repito, que todo el mundo deberíamos de estar más pendientes de lo que comemos (Y creo que es una reflexión que cada vez se está haciendo más presente en este blog).

Espero que me perdonéis este ataque airado, pero hay veces que se lleva mejor esto que otras.

Un abrazote a todos, en la siguiente entrada espero estar de mejor humor. 🙂

microban

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s