Otra entrada más del DICCIONARIO CELÍACO.

Buenísimas tardes a todos, que conste que por ser el día que es estoy escribiendo la entrada de hoy con Thriller de Michael Jackson para ver si soy capaz de inspirarme.

La entrada de hoy me ha venido a la cabeza por un hashtag que se me ocurrió poner en twitter estos días de atrás #TerrorCeliaco en el que enumeré aquellos momentos en los que un celíaco pasa miedo sin necesidad de ser halloween. Os pondría miles de ejemplos, pero los grandes clásicos son aquellos en los que generalmente hay migas de por medio. Aquella en la que nos pasan una manga por encima de nuestro plato y vemos que hay una miga colgando, momentos despistados en los que te ofrecen algo con gluten, te pilla en los cerros de Úbeda, en un principio acabas accediendo a probar y luego tienes que hacer una cobra repentina y educada, eso por no hablaros de cómo se nos ponen los pelos cuando oímos la secuencia de palabras “harina volátil” que ya es que como que el estómago se nos hace bola.

Creo que de todos esos momentos el que se lleva la palma es el de entrar en la tienda habitual donde compramos los alimentos sin gluten o nos acercamos a la zona del super donde suelen colocarlos. Ahí es cuando cualquier celíaco piensa que ha entrado en la casa del terror cuando ve los precios de nuestra comida y ante la cosa de no poder salir corriendo se resigna ante la mordida vampírica de este mundillo nuestro. (Que sepáis que soy consciente de que no sois vosotros, tiendas y supermercados los que ponéis los precios pero tenéis que entender los pequeños botes que pegamos a veces).

Pues a fuerza de escribir este hashtag de #TerrorCeliaco y enumerar estas gracietas celíacas hubo un usuario que se hace llamar @Guioltomaltes que contestó de una manera que me encantó a todo esto, describiendo a la perfección la sensación de todo celiaco que se enfrenta a cualquiera de estas cosas. Así pues,y de nuevo, tenemos una palabrita que empieza por la letrita:

letra_g_del_monograma_pegatina_redonda-rf95c8dd9e2904b7a8a65283d03971465_v9waf_8byvr_512        letra_32.png

Y esa palabrita es Glutenween

Os puedo asegurar que me ha encantado como compiladora y recopiladora oficial de todos aquellos momentos en el que un celíaco pasa miedo por miles de razones que pueden ir desde comerse algo sin querer, haber estado a punto de comerse algo sin querer, ver migas en la mesa donde vamos a comer, ver migas en la ropa de la gente que come a nuestro lado, ver cómo han harinado algo con harina de trigo mientras se estaba preparando algo para tí, ver con temor ese trozo de pan que ponen en la barbacoa mientras están nuestras cosas haciéndose (apuntaban también por twitter), o bien, ese momento trágico en el que alguien moja pan en la ensalada antes de que termine y te dejan con las ganas de seguir cogiendo trozos de lechuga.

Espero que os haya gustado esta entrada del diccionario celíaco y haberme leído una vez más.

En la siguiente entrada del diccionario celíaco esa expresión de impotencia que yo me inventé de: “Ganas tengo de comerme un bocata de croquetas con filetes empanados”.

¡Un beso sin trazas a todos!

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s