Tarde de miedo en la despensa de Lucía.

Ayer tuve el honor de que me invitasen a un taller de cocina #SinGluten, #SinHuevo, #SinLeche, #SinFrutosSecos, #SinSoja en la Despensa de Lucía, ese sitio donde todos comemos de todo. 🙂

Bárbara de vez en cuando monta talleres de cocina en su tienda los sábados por la tarde. Yo la verdad es que no había ido nunca porque las circunstancias siempre me habían sido adversas y nunca me había podido pasar, pero en esta ocasión no me pude negar porque Bárbara me invitó para que viviera una experiencia en la tienda y viera cómo son los talleres de cocina que hace.

Mi impresión es que Bárbara busca, disquisiciona, piensa, razona y se deja la sesera para adaptar ingredientes y que ninguno tengamos ningún tipo de problema para comer las recetas que nos sugiere. Busca elaboraciones fáciles y accesibles, con ingredientes y utensilios que todo el mundo tenemos en casa y que son de uso y consumo habitual. Cosa que se agradece porque muchas veces el celíaco siente vértigo a la hora de mirar recetas porque parece que todos tenemos que tener un doctorado en química para poder cocinarnos cosas y eso a veces nos coarta. Os diré que Bárbara hace las recetas mientras responde nuestras dudas y nos hace partícipes constantemente de la elaboración de los productos. Además, nos deja cotillear, oler y tocar masas y consistencias para  saber distinguir cuando está listo todo para poder pasar al siguiente paso en la elaboración de la comida.

En el caso del taller de ayer, Bárbara nos enseñó a hacer masas de pizza y cupcakes. Como ya os he dicho, estas cosas que parece que pueden ser complicadísimas de repente pasan a ser facilísimas y te dan ganas de ponerte a prepararlo en ese mismo momento (de hecho se que alguno cenó pizza ayer por la noche :)).

Como tenemos muy cerquita Halloween la cosa es hacer un taller terroríficamente divertido y así fue, tanto las masas como los cupcakes tenían formas de mieditos para ambientar la fiesta que viene dentro de dos semanas y nos reímos mucho con las ocurrencias de los adornos que nosotros mismos hicimos en las cupcakes.

No os daré recetas, eso se queda en nuestros secretos más secretos y entre los que asistimos ayer a la fiesta. Pasaos la próxima vez porque de verdad, merece la pena. Es una experiencia de la que uno sale satisfecho y empoderado y con el sentimiento de haber pasado una tarde provechosa y muy divertida.

¡Por cierto, aprovecho esta entrada para deciros que Celivampi cumple años dentro de nada!. ¡Habrá que hacer algo especial!.

¡Un abrazo a todos!

IMG_20151017_175834[1]   IMG_20151017_175842[1]

IMG_20151017_180002[1]   IMG_20151017_182738[1]

IMG_20151017_183603[1]   IMG_20151017_191413[1]

12168383_535407716622784_1878765947_o   12168537_535407239956165_337182280_o

IMG_20151017_184654[1]

Estándar

Celikatessen (porque merecen una entrada)

¡Hola a todos!

Llevaba mucho tiempo sin publicar por aquí, la verdad, espero que podáis disculparme. Se que debería de tener un poco más de tesón y ser más constante.

Estos días he estado recopilando buena información estos días y voy a iros contando poco a poco todas mis nuevas experiencias #SinGluten 🙂

Creo que merece la pena empezar por Celikatessen y su maravilloso puesto. Sergio es celíaco y alérgico a la lactosa y  muy buen candidato para abrir un negocio como el que ha abierto. Celikatessen se encuentra en el mercado situado en la calle Valderribas, muy muy cerquita del metro de Pacífico.

Me pasó que me di una vuelta este verano y me llevé un chasquito porque por precipitada no me dio por buscar la tienda y comprobar si se habían ido de vacaciones y me tuve que volver con mucha resignación, tengo que agradecer este despiste porque ese día Celivampi no venía conmigo y se hubiera enfadado mucho si hubiera enterado de que la tienda estaba abierta y no le hubiera dicho nada, pero bueno, al fin esta semana nos hemos animado una amiga y yo y nos hemos acercado a por pan… Llevo muchos años de celíaca y una de las cosas que un celíaco echa más de menos es un pan rico y bueno, una barra al estilo de las de toda la vida que parecen difíciles de conseguir… ¡Pero no!. De repente llegas a Celikatessen y ves esos cestos con pan y el horno de Sergio dando caña y compruebas que otro mundo celíaco es posible. Eso de poder ir a un obrador artesano en el que puedes comerlo todo y sabes que es natural… ¡No tiene precio!.

IMG_20150930_114403[1]

Allí Sergio nos dio a probar un montón de delicias, desde los bizcochos que tenía recién hechos (todos riquísimos, por cierto), a panes que tenía recién salidos del horno que nos terminaron de convencer para que nos llevásemos alguna barrita a casa.

Ya probados con tranquilidad os diré que están muy ricos, comer buen pan era algo que tenía pendiente desde hace mucho tiempo atrás. También os puedo decir que se conservan con mucha facilidad, lo que me va a permitir disfrutar de esos trocitos de pan durante más tiempo (ayer desayuné una rebanadita de un pan que tienen con pipas al que le eché tomate y aceite y todavía me estoy relamiendo).

Es de estos sitios que sabes que vas a volver y por eso quiero compartirlo con vosotros. Os dejo la web, porque se que puede ser de vuestro interés.

Muchísimas gracias a estos negocios, de verdad. 🙂

¡Hasta la próxima entrada, chic@s! , un abrazote a todos.

CELIKATESSEN

IMG_20150930_120921[1] IMG_20150930_114215[1] IMG_20150930_114413[1]

Estándar