¡MAYO!

¡Empieza mayo y como siempre llega nuestro Mayo Celíaco!

Como ya os dije me traigo entre manos una promoción que es #CuandoComerSinGlutenNoEsUnaOpción (que será el hashtag que vamos a utilizar en esta ocasión para la campaña de visibilización).

Por si os perdistéis mi entrada, os comentaré que la idea es subir una o varias fotos nuestras en las que salgamos nosotros, algo que nos represente, una comida, lo que sea. Con un cartel que ponga el hashtag #CuandoComerSinGlutenNoEsUnaOpción y añadamos lo que nos ocurre, o nos podría ocurrir  a los celíacos si ingerimos gluten (aquí caben desde esos primeros síntomas digestivos, como los problemas extradigestivos y multisistémicos  o enfermedades que se nos han presentado por un diagnóstico tardío, por su relación directa con la enfermedad celíaca (o la toma de gluten) o los que nos ocurren en el caso de que ingiramos esta proteína nuestra tan querida).

He pensado en este hashtag porque creo que puede ser muy ilustrativo y creo que de cara a la formación puede estar muy bien. Con esto creo que nos separamos de una manera clara de las modas que últimamente nos están haciendo tanto daño y nos ayuda a que nos tomen un poquito más en serio y a que se nos conozca mejor.

Sin más, creo que podemos empezar cuanto antes, a ver si para el 27 de mayo hemos recolectado un montón de fotos y un montón de frases que nos puedan ayudar a que se nos entienda mejor y a que la gente entienda las repercusiones reales de nuestra enfermedad.

¡Un besazo a todos!

¡Si estáis de acuerdo, ayudadme a difundir, porfa!

MayoCelíaco

 

10934282_10152658193749220_728998856_n5

Estándar

Campaña para el Mayo celíaco.

¡Muy buenas tardes a todos!

Lo primero interesarme por vosotros, ¿cómo estáis?, ¿cómo os va?,¿os trata bien la vida?. Espero que estéis bien y que la Semana Santa y las torrijas se estén portando muy bien con vosotros.

Bueno, bueno, llevo como dos semanas pensando en que uno de los principales retos de los celíacos es que se nos conozca mejor a todos los niveles y creo que en un punto en el que peor estamos es el de que se nos conozca mejor a nivel social, más ahora que la moda Sin Gluten nos rodea y no sé si nos ayuda tanto como se piensa.

Por mi parte creo que hay un desconocimiento a nivel general que hace que se nos tome a broma en ciertos sectores y que por culpa de la citada moda el Sin Gluten incluso suena a risa y a mofa por parte de gente que hace del no consumo de gluten algo “guay” y ésto, evidentemente, nos perjudica a los que nos ponemos malitos de verdad (recordemos que la celíaquía es una enfermedad autoinmune multisistémica, lo que hace que cualquier sistema de nuestro cuerpo puede verse dañado si consumimos gluten).

Dado un panorama en el que el consumo de gluten se toma cada vez más y menos en serio a la vez por la desinformación que genera, he pensado que no estaría mal que hagamos una campaña ahora que viene el mes del celíaco enseñando lo malo que es el consumo de gluten para los celíacos y las consecuencias que puede llegar a tener.

El día 5 de Mayo es el Día Internacional del Celíaco y el día 27 de este mismo mes es el Día Nacional del Celíaco. La idea que se me ha ocurrido es crear una campaña en las redes sociales en la que cada un@ de nosotros subamos una foto nuestra (en la que se nos puede ver o no) con un cartel en el que ponga alguna de las consecuencias que podemos sufrir si ingerimos gluten. Ya no sólo me refiero a los problemas intestinales o a los dolores, nauseas y demás patologías que suelen ser las más comunes, sino también todas las enfermedades asociadas a la celíaca que hay y que alguno de nosotros padece si no no lo diagnosticaron pronto, o a otros síntomas menos conocidos pero que sí padecemos si ingerimos gluten de una manera accidental.

No sé qué os parecerá la idea, pero creo que podría estar bien.

¿Me acompañáis en la campaña?

¡Un beso sin gluten y sin trazas a todos!

MayoCelíaco

 

 

10934282_10152658193749220_728998856_n5

Estándar

Mis opiniones poco populares.

Me vais a perdonar, pero hoy me siento delante del ordenador triste y angustiada. Es muy raro en mí que me encuentre en este estado, pero a veces la incredulidad y el desasosiego le pueden a una.

Ya os he contado en alguna entrada al blog que me diagnosticaron en el año 93. En aquellos años los celíacos éramos más o menos marcianos que bajaban a la tierra a desconcertar a cada una de las personas que teníamos a nuestro alrededor. Cuando tú le decías a alguien que eras celíaco y le contabas lo que te pasaba si te comías un poco de pan le dejabas casi al borde del espasmo, luego ya lo asimilaban y, o bien te crujían a preguntas, o bien le quitaban importancia con el consabido “no será para tanto” que ya todos conocemos.

Sabemos que si un celíaco lleva una dieta de no consumir gluten, va a estar bien y es esa dieta sin gluten nuestra salvaguarda para no ponernos malitos y la que haga que nuestras defensas no se vuelvan locas y ataquen a otros sistemas de nuestro cuerpo (endocrino,nervioso, circulatorio, respiratorio…) por sentirse agredidas. Esto, aunque sea así y podamos llevar una vida normal , en cierto modo nos convierte en enfermos, me refiero a enfermedad como limitación, como algo que vamos a llevar todos los años al gastroenterólogo para que nos haga análisis y nos suponga tener el sistema inmune deprimido y que nos pasen cosas, como por ejemplo, el hecho de no poder ser donantes de médula, porque una médula nuestra no es viable para ser trasplantada por el estado de nuestras defensas.

Hay más gente que tiene problemas con el gluten, los hay alérgicos, los hay sensibles, también hay otras enfermedades que parece ser que los pacientes mejoran al seguir una dieta libre de gluten… Y luego está esa gente que se ha dedicado a sobreinformarse sobre ese “demonio” que es el gluten y de una manera completamente irracional, se han quitado esa proteína porque piensan que viene del mismo averno. “La palabra pan viene de eso, de quedarse empanado, ése es el efecto que hace el gluten en un cerebro”, dice un médico rehabilitador.  No les interesan ni las evidencias médicas, ni nada que tenga que ver con ciencia, sólo saben que el gluten es malo porque de repente crecen las publicaciones sin ningún tipo de rigor  en las que se reza en contra del demoníaco gluten.

Para colmo, el mundo de la hostelería, revistas de moda , marcas de ropa, se hacen eco de este filón y se unen en un círculo infinito en el que de repente, todo lo sin gluten mola y es sano (?).  Así pues, nos encontramos con pantalones aptos para vegetarianos, veganos y celíacos, camisetas que promulgan “I am gluten free” (y molo), o bien esos cientos de cafeterías y restaurantes en los que anuncian que tienen menú sin gluten y luego resulta que nada es apto para celíacos.

15823626_538856212987308_7092802499149934652_n.jpg

Quiero hacer una reflexión seria como hace mucho tiempo que no hago por aquí, detrás de cada persona que tiene un problema con el gluten, como cualquiera que tiene un problema con cualquier otra enfermedad crónica, hay una lucha. En el caso del celíaco, sensible al gluten, o cualquiera que tiene problemas con la dichosa proteína de marras, es el hecho de que no hay un día que no tengamos que contar lo que nos pasa, no hay día que no tengamos que mirar el etiquetado de un producto, no pasa una semana en la que tengamos que preguntar en un bar si para cortar la tortilla de patata usan el mismo cuchillo que para cortar el pan…En resumen, la lucha por la concienciación de todo el mundo sobre algo que nos va a acompañar toda nuestra vida y por el abaratamiento de unos productos que no son muy sanos nutricionalmente, que todavía están muy alejados de ser competitivos y que para colmo no son especialmente accesibles a todas las carteras (incluso en tiempos de crisis, el celíaco es rico). Por otro lado nos toca luchar con gobiernoS que nos abandonan y que hacen como que no existimos, que no se responsabilizan de darnos ningún tipo de garantías, que todavía no proporcionan una lista de productos sin gluten pública… Eso por no nombrar a esa parte del personal sanitario que no nos conoce, que nos manda medicamentos que no podemos tomar, que todavía se extrañan cuando llega un celíaco a la puerta, o ven ciertas carencias vitamínicas y no saben a qué pueden deberse.

Lo curioso es que como con nosotros las farmaceúticas no pueden lucrarse todavía demasiado, se lucran marcas de ropa, revistas de moda, “glutensanos” que van contando sus experiencias sin comer gluten en las que adelgazan mogollón (no será porque coman productos sin gluten, si no porque no comen harinas), curanderos como Txumari Alfaro que dice que cura la celíaca en dos sesiones en su consulta en una televisión pública.

Estaba pensando yo esta mañana, en la que me he levantado un poco díscola, que me hace gracia que lo mismo que pasa con éste problema, pasara con otra enfermedad: “Hoy me he levantado creativo y me apetece darme un chute de ventolín porque dicen que es bueno para los pulmones así en general y para todo el mundo”, ” Creo que en las camisetas de nueva temporada voy a poner  I am cortisone” o “voy a crear unos pantalones aptos para gente con la tensión alta y con riesgo a padecer infarto”.

Decía yo hace tiempo por twitter que esto cuando era pequeña no pasaba y es cierto, era una marciana que suscitaba muchas preguntas, pero al menos no me tomaban a broma grandes marcas, restaurantes, bares…

Un saludo y un superbeso sin gluten (pero de verdad, ¿eh?).

Celiacaloca, para servirles a ustedes.

10934282_10152658193749220_728998856_n5

 

 

 

 

Estándar

Polémicas de película (o la historia de un silencio).

La verdad es que hacía mucho tiempo que no publicaba una entrada en el blog. El calor ha hecho que se me derritan un poco las neuronas y no me he sentido especialmente inspirada para ponerme a escribir.

Quiero que el post de hoy sirva para esclarecer un punto de vista propio que ha resultado ser más polémico de lo que parecía en un primer momento. Se que mis opiniones a veces no son las más ortodoxas, pero creo que tras años de llevar mi celiaquía a cuestas puedo exponer una opinión que me he forjado hace muchos años y se me ha ido modelando como arcilla en el cerebro.

Todo empezó por una visita al VIPS, no se si sabéis que grupo VIPS ha cambiado de protocolo y ahora te ponen un camarero personal (que es al que forman sobre enfermedad celíaca), una pegatina, la carta de siempre, un mantel, un plato de color distinto y un cartel que ponen encima de la mesa que indica al camarero (que ya está formado) que tú eres el celíaco que está en el restaurante en ese momento.

Tras largas discusiones en foros de facebook y twits que han llegado a agotarme voy a contar mi opinión para todos aquellos que me han malinterpretado, me han llamado demagoga, me han dicho que voy de líder cuando es mentira y demás frases que me han dedicado por tener una opinión que se difiere de las del resto, he llegado a pensar en la existencia de algún socio capitalista por el derribo que llegué a soportar.

Cuando digo que es un trato de restaurantes como los del grupo VIPS y Fosters Hollywood son marginales es que es cierto, por etimología marginal es el que se queda al margen y no en el mismo punto en el que se encuentran los demás, el hecho de que te pongan la bandera y te ofrezcan un trato distinto es ponerte al margen del resto de la gente. Para algunos puede resultar positivo, para mí desde luego no.

Cuando digo que es discriminatorio también es cierto, porque discrimina, discriminar viene a ser lo mismo, pero más feo, si un celíaco tiene que tener este trato me imagino que cualquiera que tenga algún problema con cualquier otro alimento también deberían marcarle, pero eso debe ser demasiado lío a nivel empresarial.

¿Discriminatorio, estamos seguros de que es discriminatorio?. Discrimina en cuanto a que a todo el mundo no se le trata igual, lo que hace que sea poco democrático a todos los niveles, no cuenta con el usuario al que le puede gustar o no que le pongan ese cartel, porque ni si quiera se le plantea si quieren que se le ponga o no, cuando tendrían que pedir permiso, en cuanto que no me lo piden y no me dan opción a elegir dejo de ser menos libre que el resto. Entiendo que lo hacen para limpiarse las manos si les pasa algo, en cualquiera de los casos, VIPS y Ginos lleva ofreciendo bastante tiempo opciones sin gluten y no me siento más segura con el cartel que sin él, ya que si entrase en el mundo de la paranoia me pondría a pensar en cocinas, en harinas volátiles, en lo que ha tocado el cocinero antes que tocar mis tortitas y no lo hago ahora, pero porque tampoco lo hice antes. Porque me imagino que si tienen el compromiso de la difícil tarea de ofrecer comida sin gluten, es porque es un compromiso serio del que soy consciente o eso intento y por eso deposito mi confianza en ellos.

Por otro lado, no olvidemos que no hay un protocolo de atención al celíaco en el restaurante, eso nos hace comparar y por mi parte está claro que jamás iré a un sitio en el que me distinguen de los demás, sobre todo porque no tienen que hacerlo, porque soy un ser humano igual que cualquiera.

Para mí integración es igual a igual trato a las personas, que cualquiera tenga derecho a lo mismo independientemente de sus circunstancias personales. Y aquí no veo igualdad o no termino de verla.

También es cierto y en honor a la verdad he de decir, que Grupo Vips no es consciente de la batalla social del celíaco. No tenemos bastante con que tenemos un problema alimentario si no que lo tenemos social porque a pesar de que la enfermedad es conocida a nivel clínico hace muchos años, no ha tenido repercusión ni visibilidad ninguna. Siempre hemos sido unos segundones a los que no se nos ha hecho demasiado caso. Incluso mucho médico que no ha querido formarse acerca de nuestra existencia, cuando nos mandan medicamentos que pueden tener o no gluten o nos tienen que diagnosticar dolencias que están intimamente ligadas a la celiaquía, pero que como no lo saben, nos marean hasta puntos insospechados hasta dar con lo que pasa en realidad (si es que dan con el chiste). Añadamos a eso esa moda de dieta sin gluten que ahora parece tener todo el mundo y la criminalización del mismo como si fuera el foco del ochenta por ciento de los problemas de la humanidad de hoy en día. la cantidad de famosos que se piensan que comer sin gluten cura el cáncer, que es más sano a todos los niveles, la cantidad de deportistas que rezan que comer sin gluten les ha cambiado la vida y ahora son campeones mundiales gracias a eso…En fin, lo que quiero decir es que hay mucha desinformación y mientras esta desinformación exista y la sociedad no entienda lo que es un celíaco esa banderita no es una buena solución para hacer un protocolo de atención al celíaco, básicamente porque la gente tiene el concepto del celíaco como del pijito que come sin gluten porque le apetece y porque va de modernito y se puede gastar el dinero en comida sin gluten porque lo tiene y porque puede permitírselo. El problema es la visión que todavía se sigue teniendo del celíaco a pesar de la lucha.

En contraposición a la banderita… Formación del personal. A más formación, menos problemas. La bandera no hace falta si empiezan a ver las cosas con naturalidad y hacen las cosas como deben, de poco me sirve que me pongan la banderita si luego me imagino al cocinero entrando en pánico porque le piden un plato sin gluten de los que ofrecen.

Por otro lado, entiendo que en estos días, las leyes se entienden según como las lee cada persona y de la forma que las concibe, pero no puedo dejar de recordar esto.

B) El derecho a la intimidad se vincula a la esfera más reservada de las personas, al ámbito que éstas siempre preservan de las miradas ajenas, aquél que desea mantenerse oculto a los demás por pertenecer a su esfera más privada (SSTC 151/1997, de 29 de septiembre), vinculada con la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad (art. 10.1 CE). De esta forma el derecho a un núcleo inaccesible de intimidad se reconoce incluso a las personas más expuestas al público (STC 134/1999, de 15 de julio). La intimidad, de acuerdo con el propio precepto constitucional, se reconoce no sólo al individuo aisladamente considerado, sino también al núcleo familiar (SSTC 197/1991, de 17 de octubre o 231/1988, de 2 de diciembre).

Podréis tomároslo a risa, que de hecho se que muchos lo hacéis, pero a mí me parece fundamental.

Espero que quede clara mi postura y queden explicadas las razones por las que no me gusta que me marquen. De hecho, lo único que me ha molestado es el cartel, el plato de distinto color ya lo ponían y el mantelito me parece buena cosa, es el cartel el que no me gusta y es el que he comunicado en mis reclamaciones al restaurante.

Un saludo a todos. Espero que mi entrada haya servido para esclarecer mi punto de vista y hacerme entender mejor.

Estándar

Cursos…

¡Buenos días a todos!

No se si os lo he comentado en un algún momento, la verdad es que me me he tirado tanto tiempo desconectada del blog que ya ni me acuerdo de lo que os he contado. Pero allá por febrero empecé a hacer un curso de Dinamización Comunitaria. Sin entrar mucho en lo que es esto, que se que no hay mucha cultura en este país de lo que es ni de lo que hacemos, os comento que, por motivo del día nacional del celíaco, mi profesora y mis compis me dieron la oportunidad de tener mi primera experiencia como formadora sobre enfermedad celíaca. Bien es cierto que soy bastante pesada y a la mínima de cambio aprovecho para hablar de la enfermedad y de lo que trae consigo y que tampoco suelo ser una persona que se calle en cuanto veo algo que me contraría. Pero sí que fue la primera vez en la que me organicé algo medianamente serio y pedagógico y me intenté estructurar una charla sobre enfermedad celíaca.

He de decir que al final charla poca, por lo que observé es estupendo apelar a la curiosidad de la gente y que sea la motivación real la que salga. Tras cuatro frases sobre la enfermedad siempre acaban por salir preguntas que son las que importa contestar porque son las que de una manera o de otra mueven a la gente, y a mi juicio, antes de dar una charla aburrida que nadie entienda, siempre es mejor contestar a lo que a la gente de verdad inquieta o le provoca dudas. Aunque también diré que es importante dejar ciertas cosas claras:

1- Desmitificar pensamientos: Como que la enfermedad se cura, como que la enfermedad es sólo de carácter digestivo, como que por un poco no pasa nada, que la sobrina del de Mercadona es la equivalencia a la muerta de la curva en el mundillo celíaco y cosas de este tipo.

2- Esperanzar con cosas tan importantes como pueden ser el mundo de la convivencia con un celíaco y dar alguna pauta sobre cómo actuar en el caso de tener algún celíaco cerca,

3- Dar alguna noción sobre contaminación cruzada y dejar claro que ser celíaco no es sólo comer aquellos alimentos en los que pone “sin gluten” en el etiquetado.

4- Comentar que los medios de comunicación no suelen ser una buena manera de acercarse al colectivo celíaco porque, salvo algunas excepciones, suelen informarse mal y dejarse llevar por los “famosos celíacos” que más que celíacos pretenden hacerse los sanos comiendo sin gluten.

Basé mi charla en un test que me dio la oportunidad de saber más o menos lo que la gente sabía sobre esta enfermedad y a raíz de este mismo test estructuré más o menos lo que quería contar en la charla. Os dejo las preguntas, espero que os gusten:

¿Qué origen exactamente tiene la enfermedad celíaca?

A) Digestivo
B) Cardíaco
C) Neurológico
D) Autoinmune.
¿Qué es lo que no puede comer un celíaco?.
A) Gluten
B) Cereales
C) TACC (Trigo, avena, cebada, centeno).
D) Nada de nada… Son unos rancios.
Si os hablo de contaminación cruzada…
A) Pues está claro que es cuando se junta demasiada luz nocturna y demasiado
ruido.
B) Es cuando se “le cruzan los cables” al tubo de escape de mi coche.
C) Lo que respiramos día a día en las grandes ciudades.
D) Proceso por el cual hay ciertos alimentos que por procesos de fábrica o de cocina
se contaminan por gluten cuando no deberían de llevarlo en su origen.
¿Cómo veis de creíbles expresiones del tipo: “No comas manzanas sin pelar, la piel esa
tan brillante en realidad es gluten untado”, “no le pegues lengüetazos ni a los sellos ni a
los sobres, el pegamento ese que llevan es gluten puro”, “las barricas de vino las cierran
con gluten”, “Cuidado con el hilo de los tés de bolsa, los pegan a la bolsa con gluten”?.
A) En un mundo en el que estamos en el que todo vale, me lo creo todo.
B) ¡¡No te creo!!
C) Me creo lo de los sellos, pero lo de las barricas me viene grande.
D) ¿En serio el té? ¡Con lo sano que es!.
¿Y estas: “hay que tener mucho cuidado con los geles y champús a los que se les
añaden cereales, todavía no sabemos la repercusión que puede tener”, “la plastilina con
la que juegan los niños puede tener gluten y hay que comprar marcas específicas”, “hay
que tener mucho cuidado con los cosméticos y los maquillajes, así como las cremas
solares”?.
A) En un mundo en el que estamos en el que todo vale, me lo creo todo.
B) ¡¡No te creo!!
C) El caso es que ahora me haces dudar…¿Los científicos están con esto?.
D) Pienso en un pintalabios con gluten o en una pasta de dientes y me entra la risa.

Hablando de todo un poco…¿Qué es el gluten ese?

A) Una vitamina
B) Un bichejo
C) Una proteína
D) Una asquerosidad.
¿Es malo para cualquiera que lo come?

A) Me imagino que es malo para aquel que no lo asimila por la razón que sea.
B) Es una proteína necesaria que de hecho favorece a que no se generen ciertos
cánceres.
C) Dame veneno que quiero morir…
D) En realidad es un buen chico, pero a veces hace que el cuerpo experimente
comportamientos extraños.
¿La intolerancia al gluten es de por vida?
A) Me imagino que si estoy un tiempecito sin tomarlo va y se me pasa.
B) Es el gluten el que desencadena el resto de los problemas, así que me lo llevo a
cuestas para siempre.
C) Nada, sólo sigo la dieta cuando me he puesto malita de necesidad y cuando me
recupero le doy al bocata calamares.
D) Cuando me da, como gluten, por un poco que coma no pasa nada.
¿La celiaquía se cura?¿Tienes una vecina que se curó?
A) Sí
B) No.

¿Sabemos que componentes ha desatado esta cosa tan moderna que es la enfermedad
celíaca?.
A) Factores ambientales.
B) Factores genéticos
C) Mezcla de ambos

La enfermedad celíaca es:
A) Una intolerancia.
B) Una alergia.

¡Espero que os haya gustado, gente. Un abrazo a todos

¡Y este es el test!  Ya me diréis lo que opináis.

Creo que es fundamental el sentido del humor, la verdad, no seremos capaces de incluirnos si nos excluimos a fuerza de enfados.

Agradezco muchísimo las dos horas que me dejaron para que contara la chapa, la verdad, y a vosotros por leer la entrada en el blog, también.

Muchísimas gracias por leerme de nuevo.

Estándar

Dieta sin gluten

Años hace ya que me diagnosticaron mi celiaquía, años en los que hay cosas que jamás cambian. Me acuerdo cuando en aquellos años iba a comprar los pocos productos sin gluten que había y tenía que ir a los herbolarios o a la sección de herboristería de los supermercados (en aquel momento sólo había un supermercado que vendiera nuestra comida).

Con el tiempo uno se pregunta cosas y una de ellas es: ¿Por qué nuestros productos se relegan a venderse en la zona de la herboristería?. Pienso que es porque el hecho de que tengamos que llevar una dieta especial hizo a los organizadores de los supermercados una especie de lío mental en el que se les planteó donde poner todo aquello y ante la cosa de ver algo inclasificable, sin dudarlo lo pusieron allá, donde las hierbas y donde los productos donde se compran medicinas no químicas y la supuesta zona sana de los supermercados (también por aquello de confundir dos palabras que se parecen tanto y tan poco como dieta y régimen).

¿En qué a podido desembocar el hecho de que nuestra comida se encuentre en zonas de dietética de supermercados varios o en herbolarios?. Pues lo primero en la concepción de nuestra situación, ya que lo normal es que se piense que somos unos sibaritas que no escatimamos en gastar dinero en aquello que consideramos mejor para la salud, ya que se está haciendo extensible nuestra dieta a las miles de tisanas que sirven para fortalecer el sistema autoinmune, las que sirven para adelgazar, las otras tantas que sirven para bajar el colesterol y etc, etc, etc. Si yo soy alguien que no tiene que ver con la causa lo que pienso es que el celiaco es alguien que prefiere comer pan sin gluten (o cualquier otro de nuestros productos) porque es mejor que los demás y porque es bueno para la salud, eso sin dudarlo. Ya no sólo eso, es probable que me de por comprarlo dado que sigo una dieta de adelgazamiento simplemente por verlo en la zona en la que lo he visto.

Tenemos que comprender dos cosas, quitarse el gluten de manera integral es restringir la dieta de tal modo que sólo se comen lo que se entiende por alimentos genéricos. Esto implica que se comen frutas, verduras, legumbres, carne, pescado y todo producto que sea natural sin necesidad de pasar por un proceso de fabricación. El gluten se encuentra en los cereales, lo que implica que lo que se quita una persona (en el caso de la integridad sin gluten de la dieta) son básicamente hidratos de carbono. ¿Esto que significa?, pues evidentemente que se adelgaza, ya que principalmente lo que se comen son proteínas y vitaminas, y por lo general son alimentos que no engordan por su bajo contenido calórico o bien, porque se quema bien en cuanto nos ponemos en movimiento.

El celíaco diagnosticado no sólo se restringe a esta dieta, que es en realidad muy buena y muy sana. De un tiempo a esta parte las empresas más grandes o más pequeñas parecen ofrecernos más productos sin gluten, incluso se empieza a crear competencias entre ellas en cuanto a precio y calidad. El celíaco come pan, come pasta, come cereales para desayuno, come galletas, incluso en una que le da por excederse a lo mejor algo de bollería, alguna empanadilla, alguna croqueta… Y estos son los productos con los que hay que tener cuidado, ya no sólo por la certificación y por el tema de si son íntegramente sin gluten, si no porque con nuestros productos se experimenta demasiado.Las marcas quieren conseguir mejores sabores y demás y eso implica que el nivel de fabricación es más alto e incluyen en nuestros productos muchos más aditivos de los que lleva algo con gluten, lo que lo hace definitivamente peor para nuestra salud. Ya os digo que en una dieta sin gluten el hecho de comer todos estos productos hace que se engorde sí o sí, así que, si ya por lo general no es muy bueno comer productos manufacturados para cualquiera, en el caso del celíaco, es peor, porque hay más experimentación.

Por otro lado os quiero comentar que un recién diagnosticado por lo general tiene las vellosidades intestinales destrozadas, eso implica una larga exposición a algo que ha ido dañando al intestino durante un determinado tiempo. Las defensas que suponen las vellosidades han dejado de hacer su función y eso implica que hay vitaminas y minerales que no hemos absorbido. En cuanto el celíaco se pone seriamente a hacer la dieta sin gluten suele hacer que toda esa capacidad de absorción se recupere y todos esos nutrientes que le estaban faltando al cuerpo, de repente empiezan a absorberse por sistema y eso también implica que, por lo general, también se tiende a engordar por eso.

Así pues, es mejor que no se utilice la dieta celíaca como una dieta adelgazante porque no es un régimen de adelgazamiento. No es algo que sirva para adelgazar ni nunca se ha hecho, es más, os diré que alguien no celíaco tampoco es bueno que deje el gluten ni los alimentos que lo pueden llevar, ya no sólo porque sea mejor o peor, si no porque desacostumbra al cuerpo a ciertos nutrientes y puede que luego el introducirlos le suponga un revés orgánico.

Sólo me queda por decir que en los supermercados no hace falta que se pongan los productos sin gluten en la zona de dietética, creo que esto nos ha perjudicado más que cualquier otra cosa, si hace falta hacer una zona exclusiva de alergias e intolerancias es casi más lógico que hacer que se considere nuestra dieta algo más sano (evidentemente es lo sano para nosotros, pero no se puede hacer creer que es más sano para los demás y ni mucho menos que sea algo que sirva para adelgazar). Tras largas reflexiones he llegado a la conclusión de que tampoco tiene mucho sentido que se venda en herbolarios y, de hecho, cada vez veo más herbolarios en los que no hay sección de productos sin gluten (y si la hay son productos de primera necesidad), de lógica, no hacemos regímenes, en nuestro caso es que no nos queda otra opción. Lo mejor es el hecho de integrarlo con el resto de los productos siempre que todo esté bien empaquetado para evitar el riesgo de contaminación. ¿Lo mejor?, que se nos conocería más y el paisaje de la comida celíaca sería cada vez más habitual, y no se nos tomaría como marginados sibaritas que es como nos ve todavía demasiada gente.

Os mando un abrazo sin trazas, como siempre. 🙂

Espero que os haya gustado la entrada. 🙂

etc, etc,

Estándar

Diccionario celíaco volumen 3.

Como ya os comenté en otra entrada del blog, la pretensión de este diccionario no es aburriros a morir con un proyecto lexicográfico científicamente viable. La idea principal que me mueve a hacerlo es que llegue a cuanta más gente mejor y que nos ayude a que se nos conozca de una manera divertida y agradable y que podamos integrarnos mejor dentro de la sociedad.

Esta palabra de la que vamos a hablar hoy nos ha salido tras ver varias noticias y darnos cuenta de que cada vez hay más gente que come sin gluten por moda y nos ha empezado a entrar miedo. Todos sabemos que el gluten es de por sí indigesto y que nuestro sistema digestivo sufre un pelín cada vez que ingerimos esta maldita proteína que cada vez es más escuchada. El miedo nos entra porque puede que el gluten sea malo (que tampoco lo creo) pero hay gente a la que nos hace más daño que a otra. Hay un colectivo que de hecho a nivel de salud no lo podemos ni ingerir y éstos somos los celíacos, los alérgicos al gluten y los sensibles al gluten. Tanto para unos como para otros, ingerir esta proteína nos da muchos problemas y nos ponemos muy malos (más cuando es una ingesta prolongada que nos puede llevar a situaciones irreversibles). El miedo del que hablo es a que las marcas por abrirse paso se permitan ciertos lujos de incluir gluten en lo que ya se estaba vendiendo como sin gluten para nuestro colectivo y se relaje en el compromiso que tiene para con nosotros ya que como en todo, hay gente a la que se le va la vida con ello y hay un límite que no debería de cruzarse por parte de las empresas.

Yo recomendaría lo siguiente, hay dos tipos de personas que sin tener problemas con el gluten se ponen a hacer la dieta, los que verdaderamente están convencidos de que les sienta mal cuando lo toman, que si es así, por mi parte recomiendo una visita al médico para que les eche un vistazo y pueda determinar lo qué les pasa en realidad y los que lo hacen porque últimamente han oído en la tele que hay muchos famosos que lo hacen y están genial desde que no lo toman. En serio, el gluten como tal se puede dejar de comer, pero siempre poniendo algún sustituto que sea igual de válido en nuestra dieta. Os dejo un artículo muy interesante que encontré en la revista “Sin gluten” que nos ofrece ACM para que veáis cómo puede repercutir el no comer gluten en personas que no tienen ningún problema con él.

CELIACOS     CELIACOS2

tatuaje-letra-s-minuscula-gotica              letter_s_black_97100

Y en este caso y también empezando por la tenemos la palabra Singlufashion

Tras largas charlas para ver cómo llamábamos a esa gente que frivoliza nuestra dieta como esos niños que salen en el programa de Jimmy Kimmel* que comen sin gluten simplemente porque han oído por ahí que mola y está de moda y es síntoma de estar a la última en lo que a alimentación concierne.

Estuvimos pensando en llamarles celiguays, pero de guays tenían poco, también en celifashions, pero de la parte del “celi” también carecen, así que tras entretenidas discusiones, se decidió a crear esta palabra porque es la que más correcta nos ha parecido y, ciertamente, nos ha quedado muy gráfica y nos sentimos muy orgullosos de ella.

Espero que hayáis pasado un buen rato leyendo esta entrada, al menos tan bueno como el que he pasado yo escribiéndola para vosotros.

Un placer de que me leáis de nuevo.

* Y por si no lo creéis os dejo el vídeo que lo demuestra.

Estándar