Mi receta favorita II

Esta vez tengo el honor de presentaros la receta favorita de Ricardo, al que seguro que conocéis porque no para quieto y está muy implicado con la causa celíaca. Por si todavía no lo sabéis Ricardo, más conocido en las redes sociales como Celiaco a los 30, tiene una aplicación donde se pueden consultar sitios donde podemos comer y, sobre todo, donde nos podemos tomar unas cervezas fresquitas cuando nos apetezca (además es todo un experto porque de vez en cuando hace catas). La aplicación es colaborativa y podemos incluir nosotros mismos sitios, que eso es muchísimo mejor, porque además tiene un componente solidario que mola mucho.

Aquí os dejo la receta, maravillosa receta, que nos ha pasado Ricardo a Celivampi y a mí. Nos ha retado a prepararla, a ver si no decepcionamos con el resultado (en breves tendréis por las redes sociales el resultado :))

 

Me llamo Ricardo y me diagnosticaron celiaquía cuando tenia 30 años. Como desde hace muchos años ya escribia en blogs personales sobre mi vida o mis gatos, fue algo natural que comenzara a escribir sobre la celiaquía. Por aquel entonces no imaginaba que el blog iba a ocuparme tanto tiempo ni por aquel entonces las redes sociales eran tan frecuentes en nuestras vidad como ahora. Podemos decir que Celiaco a los 30 nació en una tarde calurosa de agosto y siete años después aquí seguimos hablando de gluten, viajes, cerveza y conociendo gente tan interesante como a Celiaca Loca.
Después de darle mil vueltas a la receta para tu sección, resulta que lo más fácil era preguntarse qué receta me han dicho varias veces que vuelva a preparar… La respuesta es ¡Croquetas de jamón!

Receta croquetas sin gluten y sin lactosa

Ingredientes:

  • 1 litro de leche sin lactosa
  • 100 gr de harina sin gluten (​1 cuchara colmada de  almidón de maíz  y 2 cucharadas colmadas de harina de arroz)
  • Copos de puré de patatas o pan rallado sin gluten
  • Huevo
  • Aceite de oliva
  • Opcional: hueso de jamón, 2 dientes de ajo, nuez moscada
  • Relleno: tacos de jamón, pechuga de pollo cocida, bacalao…
​Elaboración:
El día de antes, calentamos la leche en un cazo con un hueso de jamón hasta que esté a punto de hervir. Apartamos del fuego, dejamos enfrñiar y reservamos en el frigorífico hasta el día siguiente.
 
​En una sarten de pared alta ponemos 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva cubriendo el fondo y calentamos a fuego muy bajo junto con un par de ajos con piel ligeramente machacados. Cuando el aceite esté caliente retiramos los ajos y añadimos las tres cucharadas de harina (dos de arroz y una de maíz) junto con el relleno elegido (mi preferido son los taquitos de jamón y huevo cocido). Removemos bien con una cuchara de madera para formar el roux y que la harina quede bien rehogada.
A continuación, añadimos un golpe de leche aromatizada con el hueso de jamón que debe estar a temperatura ambiente, removiendo con la cuchara para que vaya desliéndose en la leche. Así, a golpes de leche vamos añadiendo toda la cantidad mientras removemos. A fuego medio y sin dejar de remover poco a poco se irá formando la bechamel. Hay que tener paciencia, la bechamel tardará al menos 15 minutos o más en formarse. No hay que añadir más harina, es cuestión de tiempo. No os olvidéis de corregir el punto de sal y aportar un toque con nuez moscada rallada y pimienta molida.
Notaremos que está lista cuando la bechamel sea una masa que al remover se despega de las paredes y se mueve como si fuera un solo bloque. Ese es el momento de apagar el fuego. Vertemos la masa en una fuente o bandeja y dejamos que enfríe. Cuando esté atemperado lo cubrimos con film transparente de manera que toque directamente la masa y no se forme costra. Dejamos que enfríe en la nevera durante unas horas o mejor toda noche.
​Una vez que la masa está bien fria, solo tenemos que dar forma a las croquetas. Yo prefiero hacerlo a mano y hacer unos buenos croquetones. Lo más fácil es mojarse las manos con agua o un poco de aceite, coger un puñadito de masa y dar forma.
Pasamos las croquetas por harina de arroz, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado sin gluten o copos de patata. También me gusta mucho pasarlas por pan rallado, huevo y nuevamente pan rallado sin gluten.
Freímos en abundate aceite caliente para que queden doraditas y colocamos sobre papel absorbente.
Las croquetas que sobren es mejor no freirlas, las colocamos en una bandeja una vez rebozadas y las congelamos. Cuando estén congeladas, las despegamos de la bandeja y guardamos en una bolsa en el congelador. Cuando tengamos una noche de esas de no sabemos que cenar, solo tendremos que freirlas (sin descongelar) y listo.
croquetas_singluten
A Ricardo le encontraréis por todas las redes sociales:
Twitter: @celiacoalos30
Instagram: @celiacoalos30
Y la aplicación, que la encontraréis buscando Celiaco a los 30 y es gratuita para descargar.
¡Muchísimas gracias por colaborar, Ricardo!
Bueno, sin más me despido hasta una nueva entrada, la siguiente creo que tiene cierto aire italiano, ya nos leeremos.
Os mando un beso sin gluten a todos.
10934282_10152658193749220_728998856_n5
Anuncios
Estándar

La receta favorita 1

Desde hace unos días vengo hablando en twitter sobre una novedad en el blog. La sección de “La receta favorita de…” se me ocurrió porque pensé que nunca está de más hacer un recopilatorio sobre las recetas que mejor les salen a nuestros bloggers sin gluten (y sin más cosas, como podremos ir viendo) favoritos. Esos platos que cuando los pones en la mesa no se puede resistir nadie y lo mejor de todo… ¡Son aptos para nosotr@s, celíac@s!. Así pues, serán ell@s los que nos irán contando cuál es ese plato que no falla cuando quieren impresionar porque les sale a las mil maravillas y de paso nos darán ideas para cocinar. ¿Qué os parece?

Empecemos pues con la sección “La receta favorita de… ” con la presencia de la que inaugura esta novedad en mi blog.

LA RECETA FAVORITA DE MÓNICA del blog de “LAS RECETAS DE GLUTONIANA”

A nivel personal siempre me ha hecho mucha gracia el título del blog de Mónica porque creo que describe perfectamente cómo nos sentimos en la mayoría de las ocasiones los que tenemos cualquier problema a nivel de salud por la comida y nos tenemos que quitar alimentos para estar sanos, vamos, como si fuéramos de otro planeta.

Mónica lleva con su blog desde el año 2008 dándonos constantes ideas para que cocinemos de manera original y no nos privemos de nada sólo por el hecho de no poder comer ciertos alimentos. Su mayor motivación para abrir “Las recetas de Glutoniana” fue el poder ayudar a otros celíacos y celíacas en su día a día. Es muy buena cocinera y el hecho de experimentar para hacer lo que cocina apto para la mayoría de la gente quitando o sustituyendo ingredientes, es un reto constante para ella. En el blog nos intenta transmitir que cocinar sin algunos ingredientes es posible y que no hay que saltarse la dieta bajo ningún concepto porque siempre hay opciones para comer saludable y sin contaminaciones ni transgresiones.

La receta estrella de Mónica es su Lasaña a la Boloñesa (por supuesto sin gluten)  y la prepara de la siguiente manera.

Ingredientes (no pongo cantidades exactas, ya que podéis hacer más o menos cantidad, mejor mucha para luego congelar si hace falta):

  • Salsa boloñesa sin gluten, receta >> aquí
  • Salsa bechamel sin gluten >> aquí  o Salsa bechamel sin gluten y sin lactosa >> aquí
  • Placas para lasaña sin gluten (yo de la marca LA ROSA, son de las mejores que he probado a día de hoy)
  • Para gratinar: queso rallado y mantequilla o margarina sin lactosa
  • Para engrasar la bandeja: aceite de oliva o mantequilla o margarina

Moldes y gadgets necesarios:

  • Bandeja grande o pequeñas para poner la lasaña

Elaboración:

  1. Preparar la salsa boloñesa, se puede hacer el día antes.
  2. Antes de montar la lasaña preparar la bechamel, mejor hacer bastante cantidad. Si sobra podemos guardarla para hacer croquetas o para usarla en un plato de pasta.
  3. Contar cuantas placas vamos a usar para montar la lasaña. Depende del tamaño serán más o menos.
  4. Hervir las placas de pasta el tiempo que indique en el paquete. Hacerlo en una olla con abundante agua salada. No tirarlas de golpe, sino una a una, si hace falta hervirlas unas pocas cada vez. Sacarlas del agua y, sin tardar mucho, colocarlas sobre trapos limpios para eliminar el agua sobrante.
  5. Preparar la bandeja o bandejas dónde vamos a montar la lasaña engrasándolas con aceite, mantequilla o margarina.
  6. Poner una capa de bechamel, una placa de pasta, algo de salsa boloñesa, un poquito de bechamel, otra de pasta, boloñesa, bechamel y de nuevo pasta. Acabar con una capa de bechamel y espolvorear con el queso rallado. Antes de gratinar poner por encima unos taquitos muy pequeños de mantequilla o margarina, así quedará más tostadita. Esto es opcional, puede hacerse solo con el queso.
  7. Gratinar en el horno, vigilando que no se quede muy seca, solo debe coger el color.

NOTAS Y CONSEJOS SOBRE LA RECETA:

  • Se puede preparar perfectamente la SALSA BOLOÑESA un día antes. O hacerlo todo el mismo día y luego guardar en la nevera hasta el día después y gratinarla un rato antes.
  • La lasaña se puede congelar perfectamente y, como es laboriosa, podéis hacer raciones individuales y el día que os apetezca la tenéis guardada. Lo hacía mucho antes, así siempre tenía una lasaña para días de emergencia. Para congelar deberemos haberlo hecho todo el mismo día, si la salsa boloñesa ya estaba congelada mejor no congelar de nuevo.
  • Lo interesante es montarla de manera que queden las capas no muy cargadas, es encontrar un equilibrio y que con la bechamel quede suave. Pero cada persona puede hacerla a su manera.
  • Nota para no-celíacos: podéis usar placas de lasaña de harina de trigo, tenéis muchísimas más que nosotros en el mercado (envidia cochina jajaja).

Bon profit!

No os digo nada de cómo se os va a quedar el cuerpo con la foto de la que disponemos, porque os van a dar ganas de prepararla mañana mismo.

lasaña_boloñesa_singluten_glutonaina2-768x583

*Foto extraída del blog de “Las recetas de Glutoniana”.

Encontraréis a Mónica en su blog y en las redes sociales

BLOG

En facebook en: “Las recetas de Glutoniana” y los grupos que ha creado para ayudar a la gente para que se anime a cocinar por ella misma y para que no se asusten si les diagostican cualquier alergia, intolerancia o enfermedad autoinmune que implique eliminar alimentos.

En twitter: @glutoniana

En Instagram: @glutoniana_

 

¡Un placer que haya accedido a colaborar con Celivampi y conmigo!.

Un beso sin gluten a tod@s, nos vemos en siguientes entradas!

¡10934282_10152658193749220_728998856_n5

 

 

Estándar

Fritada aragonesa.

Retomo una entrada que hice hace tiempo en mi página de facebook para poneros por aquí la receta de la fritada que hace mi abuela. Después de algunas pruebas la he mejorado para que se parezca mucho más a la que hace mi yaya (aunque considero que es inigualable).

Os copio la entrada que hice en facebook pero los ingredientes los he actualizado.

Ayer en un momento de melancolía me puse a hacer una receta de mi abuela. Es muy sencilla y completamente apta, ya que todos los ingredientes son sin gluten.
– 3 patatas medianas
– 1 pimientos verdes
– 1/2 cebolla dulce grande
– 1 calabacín grande
– 2 tomates
– dos huevos
– 1 lata de atún en escabeche
– Aceite de oliva
– Sal.
Pelamos bien todas las verduras y las cortamos en trocitos muy pequeños. Luego las echamos en la sartén grande en la que hemos puesto aceite a calentar y le añadimos la sal, al principio ponemos el  fuego alto y cuando pase un ratito desde que hemos echado todas las verduras se baja a fuego medio y se deja rehogar hasta que todo esté blandito y se quede como una especie de pisto, hay que removerlo de vez en cuando para que todo se mezcle bien. Cuando tiene esa textura y está todo bien mezclado, se echa la lata de atún. Un rato después se baten dos huevos, se rompen en las verduras y se mezcla todo bien.
Y tachán! Esa es la receta de la fritada de mi abuela.

*Os recomiendo que a la hora de echar las hortalizas pongáis primero la patata, ya que es la que más tiempo tarda en hacerse, a continuación el calabacín y después todo lo demás.

¡Espero que os guste!

 

13239178_454706571402273_8529411142539676575_n

 

Un abrazo muy fuerte de vuestra celíaca más locuela.

10934282_10152658193749220_728998856_n5

 

 

 

Estándar

Tarde de miedo en la despensa de Lucía.

Ayer tuve el honor de que me invitasen a un taller de cocina #SinGluten, #SinHuevo, #SinLeche, #SinFrutosSecos, #SinSoja en la Despensa de Lucía, ese sitio donde todos comemos de todo. 🙂

Bárbara de vez en cuando monta talleres de cocina en su tienda los sábados por la tarde. Yo la verdad es que no había ido nunca porque las circunstancias siempre me habían sido adversas y nunca me había podido pasar, pero en esta ocasión no me pude negar porque Bárbara me invitó para que viviera una experiencia en la tienda y viera cómo son los talleres de cocina que hace.

Mi impresión es que Bárbara busca, disquisiciona, piensa, razona y se deja la sesera para adaptar ingredientes y que ninguno tengamos ningún tipo de problema para comer las recetas que nos sugiere. Busca elaboraciones fáciles y accesibles, con ingredientes y utensilios que todo el mundo tenemos en casa y que son de uso y consumo habitual. Cosa que se agradece porque muchas veces el celíaco siente vértigo a la hora de mirar recetas porque parece que todos tenemos que tener un doctorado en química para poder cocinarnos cosas y eso a veces nos coarta. Os diré que Bárbara hace las recetas mientras responde nuestras dudas y nos hace partícipes constantemente de la elaboración de los productos. Además, nos deja cotillear, oler y tocar masas y consistencias para  saber distinguir cuando está listo todo para poder pasar al siguiente paso en la elaboración de la comida.

En el caso del taller de ayer, Bárbara nos enseñó a hacer masas de pizza y cupcakes. Como ya os he dicho, estas cosas que parece que pueden ser complicadísimas de repente pasan a ser facilísimas y te dan ganas de ponerte a prepararlo en ese mismo momento (de hecho se que alguno cenó pizza ayer por la noche :)).

Como tenemos muy cerquita Halloween la cosa es hacer un taller terroríficamente divertido y así fue, tanto las masas como los cupcakes tenían formas de mieditos para ambientar la fiesta que viene dentro de dos semanas y nos reímos mucho con las ocurrencias de los adornos que nosotros mismos hicimos en las cupcakes.

No os daré recetas, eso se queda en nuestros secretos más secretos y entre los que asistimos ayer a la fiesta. Pasaos la próxima vez porque de verdad, merece la pena. Es una experiencia de la que uno sale satisfecho y empoderado y con el sentimiento de haber pasado una tarde provechosa y muy divertida.

¡Por cierto, aprovecho esta entrada para deciros que Celivampi cumple años dentro de nada!. ¡Habrá que hacer algo especial!.

¡Un abrazo a todos!

IMG_20151017_175834[1]   IMG_20151017_175842[1]

IMG_20151017_180002[1]   IMG_20151017_182738[1]

IMG_20151017_183603[1]   IMG_20151017_191413[1]

12168383_535407716622784_1878765947_o   12168537_535407239956165_337182280_o

IMG_20151017_184654[1]

Estándar

BIZCOCHO DE QUESITOS

No tengo remedio, me pongo a mirar en la nevera y me da por imaginar cómo sabe todo con todo independientemente de que sea dulce, salado, ácido, amargo…

Un día me dio por imaginar cómo quedaría un bizcocho con quesitos… ¡Dicho y hecho!, una que no se amilana ante nada, preparó los ingredientes y se puso con ello. Os voy adelantando que mido en vasos porque suelo ser un poco desastre con las medidas y así os lo cuento mejor.

INGREDIENTES

-Un vaso normal de harina (En mi caso sabéis que es Doves Farm, de la que lleva el gasificante, incluido porque ya le he pillado el punto).

– Un pelín menos de un vaso de aceite de oliva.

– Un pelín menos de un vaso de azúcar moreno.

– La mitad de un vaso de chupito de azúcar blanco.

– Una pizca de sal.

– Dos huevos.

– Un poco de leche (menos de la mitad de un vaso). Yo uso una que tiene Puleva que tiene extracto de nuez.

– Cuatro quesitos (En mi caso de El Caserío)

PREPARACIÓN

Por orden pongo en el bol, los dos huevos, la leche, el aceite, los cuatro quesitos, el azúcar moreno, el poco de azúcar blanco, la pizca de sal y lo batimos todo durante un ratinín.

Luego se va añadiendo la harina poco a poco (Yo suelo hacerlo en cuatro tandas, batiendo entre una tanda y otra bastante rato).

Procedemos a hornear, yo lo horneo durante 45 minutos a 180ª pero a la media hora paso pongo el horno para que sólo hornee desde abajo y así no se nos quema la parte de arriba.

ADVERTENCIAS

No abrir el horno bajo ningún concepto mientras se está haciendo el bizcocho.

Tener la picardía de dejar el bizcocho como dos minutos dentro del horno con el horno apagado, porque así no lo sacamos de repente y es mejor, porque a veces en ese proceso se nos baja.

IMG_20150329_204312[1]

Espero que os haya gustado la receta. Es muy fácil de hacer y muy resultona, de verdad.

🙂

10934282_10152658193749220_728998856_n

Estándar

Mi cerdo agridulce de hoy.

INGREDIENTES
250 gramos de solomillo de cerdo cortado en medallones.
Un pimiento verde
1/2 cebolla dulce
1/2 pimiento rojo grande.
Ajo molido
Sal
Pimienta blanca molida.
Una zanahoria mediana
Una lata pequeña de piña en almíbar
Salsa agridulce marca Fanya.
Harina con gasificante incluido de Doves Farm.
Un huevo.

Por un lado se pone aceite a calentar y cuando esté calentito se pone el pimiento verde, el medio pimiento rojo, la media cebolla y la zanahoria a que se vayan haciendo poco a poco, se echa la sal, un poco de pimienta blanca molida, un poco de ajo molido y sal.
Cuando las verduras están blanditas se pone la lata pequeña de piña en almíbar y se pone un poco del zumito de la piña y se deja hacer otro poquito, luego procedemos a poner la salsa agridulce.
Pasamos a rebozar el cerdo, yo he decidido rebozarlo con una harina de Doves Farm que lleva el gasificante incluído porque tiende a subir un poco y el rebozado se queda huequito. Se pasa por la harina, por el huevo y a freírlo, se pone en un plato con una servilleta para quitarle el aceite sobrante y se une a las verduras que habíamos hecho y se deja que se junten bien bien los sabores.
Muy, muy rico.

De guarnición, como no, arrocito rico rico. 🙂

IMG_20150322_154444[1]

Estándar

Receta de nuestra “Lombarda de Nochebuena”

La verdad es que es un plato muy facilito de hacer y está delicioso. Es lo que comemos todas las Nochebuenas porque yo le tengo especial amor y no nos falla.

INGREDIENTES PARA TRES PERSONAS.

1/2 lombarda más o menos grande

Pasas

Piñones

Dos manzanas reinetas (Como podéis ver lo de las manzanas en mi casa ya peca de vicio)

Ajo en polvo

Aceite de oliva.

Agua

Sal

ELABORACIÓN:

Se pone a cocer la lombarda en agua y sal (mi medida es una cucharada de sal por 3/4 de litro) con las manzanas en la olla express durante 20/25 minutos (depende de cómo os guste), cuando ha terminado se pone en recipiente que nos permita que se le quite el agua y la humedad que le sobra.

Mientras se seca la lombarda lavamos la olla y la secamos bien para proceder a rehogarlo todo. Se pone aceite y se echan las pasas y los piñones, cuando éstos ya han cogido un poco de color se pone la lombarda que habíamos cocido con las reinetas y se espolvorea el ajo en polvo. Se rehoga muy bien todo junto para que los sabores se amalgamen bien y tenemos un plato sano y fantástico de fin de semana.

Espero que os halla gustado.

No tengo foto, pero la próxima vez que la haga os ilustro la receta.

Un abrazo sin trazas a todos.

🙂

P.D. ¡Ni os cuento lo contento que se ha puesto Celivampi cuando ha visto que se comía una verdura que era de su color!.

10934282_10152658193749220_728998856_n

Estándar