Mi receta favorita II

Esta vez tengo el honor de presentaros la receta favorita de Ricardo, al que seguro que conocéis porque no para quieto y está muy implicado con la causa celíaca. Por si todavía no lo sabéis Ricardo, más conocido en las redes sociales como Celiaco a los 30, tiene una aplicación donde se pueden consultar sitios donde podemos comer y, sobre todo, donde nos podemos tomar unas cervezas fresquitas cuando nos apetezca (además es todo un experto porque de vez en cuando hace catas). La aplicación es colaborativa y podemos incluir nosotros mismos sitios, que eso es muchísimo mejor, porque además tiene un componente solidario que mola mucho.

Aquí os dejo la receta, maravillosa receta, que nos ha pasado Ricardo a Celivampi y a mí. Nos ha retado a prepararla, a ver si no decepcionamos con el resultado (en breves tendréis por las redes sociales el resultado :))

 

Me llamo Ricardo y me diagnosticaron celiaquía cuando tenia 30 años. Como desde hace muchos años ya escribia en blogs personales sobre mi vida o mis gatos, fue algo natural que comenzara a escribir sobre la celiaquía. Por aquel entonces no imaginaba que el blog iba a ocuparme tanto tiempo ni por aquel entonces las redes sociales eran tan frecuentes en nuestras vidad como ahora. Podemos decir que Celiaco a los 30 nació en una tarde calurosa de agosto y siete años después aquí seguimos hablando de gluten, viajes, cerveza y conociendo gente tan interesante como a Celiaca Loca.
Después de darle mil vueltas a la receta para tu sección, resulta que lo más fácil era preguntarse qué receta me han dicho varias veces que vuelva a preparar… La respuesta es ¡Croquetas de jamón!

Receta croquetas sin gluten y sin lactosa

Ingredientes:

  • 1 litro de leche sin lactosa
  • 100 gr de harina sin gluten (​1 cuchara colmada de  almidón de maíz  y 2 cucharadas colmadas de harina de arroz)
  • Copos de puré de patatas o pan rallado sin gluten
  • Huevo
  • Aceite de oliva
  • Opcional: hueso de jamón, 2 dientes de ajo, nuez moscada
  • Relleno: tacos de jamón, pechuga de pollo cocida, bacalao…
​Elaboración:
El día de antes, calentamos la leche en un cazo con un hueso de jamón hasta que esté a punto de hervir. Apartamos del fuego, dejamos enfrñiar y reservamos en el frigorífico hasta el día siguiente.
 
​En una sarten de pared alta ponemos 4 o 5 cucharadas de aceite de oliva cubriendo el fondo y calentamos a fuego muy bajo junto con un par de ajos con piel ligeramente machacados. Cuando el aceite esté caliente retiramos los ajos y añadimos las tres cucharadas de harina (dos de arroz y una de maíz) junto con el relleno elegido (mi preferido son los taquitos de jamón y huevo cocido). Removemos bien con una cuchara de madera para formar el roux y que la harina quede bien rehogada.
A continuación, añadimos un golpe de leche aromatizada con el hueso de jamón que debe estar a temperatura ambiente, removiendo con la cuchara para que vaya desliéndose en la leche. Así, a golpes de leche vamos añadiendo toda la cantidad mientras removemos. A fuego medio y sin dejar de remover poco a poco se irá formando la bechamel. Hay que tener paciencia, la bechamel tardará al menos 15 minutos o más en formarse. No hay que añadir más harina, es cuestión de tiempo. No os olvidéis de corregir el punto de sal y aportar un toque con nuez moscada rallada y pimienta molida.
Notaremos que está lista cuando la bechamel sea una masa que al remover se despega de las paredes y se mueve como si fuera un solo bloque. Ese es el momento de apagar el fuego. Vertemos la masa en una fuente o bandeja y dejamos que enfríe. Cuando esté atemperado lo cubrimos con film transparente de manera que toque directamente la masa y no se forme costra. Dejamos que enfríe en la nevera durante unas horas o mejor toda noche.
​Una vez que la masa está bien fria, solo tenemos que dar forma a las croquetas. Yo prefiero hacerlo a mano y hacer unos buenos croquetones. Lo más fácil es mojarse las manos con agua o un poco de aceite, coger un puñadito de masa y dar forma.
Pasamos las croquetas por harina de arroz, luego por huevo batido y finalmente por pan rallado sin gluten o copos de patata. También me gusta mucho pasarlas por pan rallado, huevo y nuevamente pan rallado sin gluten.
Freímos en abundate aceite caliente para que queden doraditas y colocamos sobre papel absorbente.
Las croquetas que sobren es mejor no freirlas, las colocamos en una bandeja una vez rebozadas y las congelamos. Cuando estén congeladas, las despegamos de la bandeja y guardamos en una bolsa en el congelador. Cuando tengamos una noche de esas de no sabemos que cenar, solo tendremos que freirlas (sin descongelar) y listo.
croquetas_singluten
A Ricardo le encontraréis por todas las redes sociales:
Twitter: @celiacoalos30
Instagram: @celiacoalos30
Y la aplicación, que la encontraréis buscando Celiaco a los 30 y es gratuita para descargar.
¡Muchísimas gracias por colaborar, Ricardo!
Bueno, sin más me despido hasta una nueva entrada, la siguiente creo que tiene cierto aire italiano, ya nos leeremos.
Os mando un beso sin gluten a todos.
10934282_10152658193749220_728998856_n5
Anuncios
Estándar

Tarde de miedo en la despensa de Lucía.

Ayer tuve el honor de que me invitasen a un taller de cocina #SinGluten, #SinHuevo, #SinLeche, #SinFrutosSecos, #SinSoja en la Despensa de Lucía, ese sitio donde todos comemos de todo. 🙂

Bárbara de vez en cuando monta talleres de cocina en su tienda los sábados por la tarde. Yo la verdad es que no había ido nunca porque las circunstancias siempre me habían sido adversas y nunca me había podido pasar, pero en esta ocasión no me pude negar porque Bárbara me invitó para que viviera una experiencia en la tienda y viera cómo son los talleres de cocina que hace.

Mi impresión es que Bárbara busca, disquisiciona, piensa, razona y se deja la sesera para adaptar ingredientes y que ninguno tengamos ningún tipo de problema para comer las recetas que nos sugiere. Busca elaboraciones fáciles y accesibles, con ingredientes y utensilios que todo el mundo tenemos en casa y que son de uso y consumo habitual. Cosa que se agradece porque muchas veces el celíaco siente vértigo a la hora de mirar recetas porque parece que todos tenemos que tener un doctorado en química para poder cocinarnos cosas y eso a veces nos coarta. Os diré que Bárbara hace las recetas mientras responde nuestras dudas y nos hace partícipes constantemente de la elaboración de los productos. Además, nos deja cotillear, oler y tocar masas y consistencias para  saber distinguir cuando está listo todo para poder pasar al siguiente paso en la elaboración de la comida.

En el caso del taller de ayer, Bárbara nos enseñó a hacer masas de pizza y cupcakes. Como ya os he dicho, estas cosas que parece que pueden ser complicadísimas de repente pasan a ser facilísimas y te dan ganas de ponerte a prepararlo en ese mismo momento (de hecho se que alguno cenó pizza ayer por la noche :)).

Como tenemos muy cerquita Halloween la cosa es hacer un taller terroríficamente divertido y así fue, tanto las masas como los cupcakes tenían formas de mieditos para ambientar la fiesta que viene dentro de dos semanas y nos reímos mucho con las ocurrencias de los adornos que nosotros mismos hicimos en las cupcakes.

No os daré recetas, eso se queda en nuestros secretos más secretos y entre los que asistimos ayer a la fiesta. Pasaos la próxima vez porque de verdad, merece la pena. Es una experiencia de la que uno sale satisfecho y empoderado y con el sentimiento de haber pasado una tarde provechosa y muy divertida.

¡Por cierto, aprovecho esta entrada para deciros que Celivampi cumple años dentro de nada!. ¡Habrá que hacer algo especial!.

¡Un abrazo a todos!

IMG_20151017_175834[1]   IMG_20151017_175842[1]

IMG_20151017_180002[1]   IMG_20151017_182738[1]

IMG_20151017_183603[1]   IMG_20151017_191413[1]

12168383_535407716622784_1878765947_o   12168537_535407239956165_337182280_o

IMG_20151017_184654[1]

Estándar

El huerto de Lucas.

Como hace mucho que no os recomiendo algún sitio, aquí vengo a contaros un nuevo lugar en el que estuvimos unas amigas y yo hace unos días, se llama El Huerto de Lucas, se encuentra en el madrileño barrio de Chueca y ya os voy adelantando que es una pasada.

Era una tarde soleada, estuvimos comiendo por ahí porque era el cumple de una amiga. Luego estuvimos viendo una exposición en la Fundación Juan March (Madrid para tiesos). Tras esto no sabíamos muy bien donde echar el cuerpo, así que tras un paseo estupendo, por sugerencia de otra amiga acabamos en un sitio llamado El Huerto de Lucas. No hace falta que os cuente la posición de ataque de la grulla que un celíaco adquiere antes de entrar en un sitio nuevo, al principio me encontraba muy tirante y sin saber a qué atenerme. Mis amigas argumentaron que tratándose del sitio del que se trataba lo más probable es que tuvieran alguna cosa que yo pudiera comer.

Lo primero siempre es preguntar si tienen algo sin gluten para saber si me puedo quedar allí o no. Cuando preguntamos por la cerveza sin gluten pusieron cara como de: ¿No ves dónde te encuentras?, ¡es evidente!. Luego, paseando por el recinto vi que tenían un montón de cosas y dulces muy apetecibles aptos para celíacos, muy bien indicados y dispuestos de tal forma que no se pueden contaminar.

La carta está genial indicada con todo tipo de posibilidades para alérgicos para que sepamos a qué atenernos cuando nos pedimos un plato. Me llamó la atención que está muy bien señalizada con puntitos que te describen lo que puedes comer y lo que no de una manera muy fácil.

En realidad es un mercado de productos ecológicos donde se tiene opción a quedarte a comer o a cenar e incluso de ver algún espectáculo en directo mientras zampas. Realmente merece la pena darse una vuelta porque el sitio es muy agradable y la verdad es que el compromiso que tienen es muy serio. Tras hablar con ellos me di cuenta de que en todo momento saben de lo que hablan y da gusto verles tan enterados y contándote la información de su sitio de una manera tan segura y viéndoles a ellos tan motivados.

Me tomé una cervecita ideal y mis amigas unos batidos que tenían una pinta fantástica, que también os recomiendo. La próxima vez me quedo a comer o a cenar, seguro.

Me comentaron que tienen la intención de hacer un horno de pan que sea exclusivamente sin gluten. Esto me dio una alegría tremenda porque implica que podremos tener pan recientito cuando consigan incluirlo en el recinto. La verdad es que me encantó, me pareció muy acogedor en todos los sentidos.

Aquí os dejo las fotos de la carta y de lo bien que se lo pasó, como siempre, Celivampi.

IMG_20150502_184249[1] IMG_20150502_184255[1] IMG_20150502_184658[1] IMG_20150502_184107[1] IMG_20150502_184110[1] IMG_20150502_184117[1] IMG_20150502_184123[1] IMG_20150502_184123[1] IMG_20150502_184249[1] IMG_20150502_191250[2] IMG_20150502_184706[1]

Estándar

El cumple de La Despensa de Lucía.

Este sábado pude asistir al cumpleaños de la tienda de La Despensa de Lucía. Parece mentira, pero ya hace un año que está abierta y fue un honor acudir a su aniversario.

Todo estuvo genial, muy bien organizado, colocaron la tienda de tal manera en la que dispusieron las mesas para que en cada una de ellas se pudiera colocar la comida distribuida por alérgenos. De tal forma que lo sin gluten estaba en una mesa, lo biológico en otra, lo vegetariano y vegano en otra, los alimentos sin lactosa en otra y así. Los celíacos y la gente que no podemos comer gluten disfrutamos de bollos, colines, embutidos, pizzas, croquetas y muchísimas cosas más. La verdad es que todo estuvo delicioso y nos lo pasamos muy bien.

Por mi parte, puedo decir que me ha dado comodidad y la oportunidad de conocer alimentos y productos que de otra manera no hubiera conocido ya que tiene una paciencia infinita y busca y busca para traernos cosas originales y sanas. También la tranquilidad de tener un sitio de referencia donde puedo ir a comprar sin desplazarme tanto como tenía que hacer antes.

Lo mejor son la ilusión, el entusiasmo y las ganas de hacerlo bien que tiene y la bonita expectativa de podernos dar de comer a todos aquellos “raritos” que andamos por el mundo, que para nuestra desgracia no podemos comer de todo, pero que gracias a gente como ella, cada vez tenemos la ansiada integración más al alcance de nuestra mano.

¡¡Muchas gracias por todo!!

¡¡Por muchos años!!

IMG_0342   IMG_0343

IMG_0344   IMG_0345

IMG_0346

Estándar